miércoles, 25 de septiembre de 2013

Así se me va la vida

Aposento hay en el alma, refugio fuerte,
donde uno sane rancios amores…
hasta el próximo.

Dije con cautela; hablas sin tapujo;
aun así pareciera desmán:
la mejor defensa, mi mudez.

Y cada rosa en mis manos solo sabe de púas;
y así se me va la vida:
intuición que te irás aína.

Pero que mi afonía te haga partir, sería ingente yerro;
por lo tanto, te comparto aquel aposento
y he aquí mi alma, saja al gusto.

Y por eso aprieto los ojos —igual me da, con todo lo visto—
y así se me va la vida,
y eres la única que lo sabe.

Prefiero entonces tu compañía, si se me permitiera el voto;
pero también la decisión es tuya
y he aquí mi alma, saja al gusto.

D




lunes, 9 de septiembre de 2013

«Hondo vacío», de Fernando Castellano Ardiles

Haz clic para comprar
en Amazon Kindle
Confieso que me choca un poco cuando alguien describe un texto como «cinematográfico». Hágame el bendito favor: ¿a qué se refiere? Lo digo porque para mí algo cinematográfico es lo que tiene descripciones toscas y diálogos melodramáticos, y que solo sabe demostrar sensibilidad en lo visual.

No, yo opino que textos como el de esta novela no son cinematográficos, sino que son ágiles y solo conducen a la meditación hasta haber recorrido a paso raudo el sendero delimitado por el autor. Uno se afianza al protagonista y al antagonista y realiza la travesía narrada de principio a fin. Es al recordar lo leído que uno tiene tiempo para pensar con deliberación dónde se conectaron las letras leídas con el alma propia.

Al señor Castellano lo he conocido desde hace tiempo en foros literarios y en blogs. En mi opinión, sus textos siempre tienen un dejo de mexicanismo, aunque en tiempos más recientes haya adoptado un español más internacional. Junto con esa idiosincrasia al relatar las cosas, Castellano también tiene la facilidad de narrar desde un punto de vista…, digamos que «inocente», por no saber describirlo mejor. Es difícil para muchos autores no contaminarse a sí mismos con el conocimiento previo de lo sucedido y lo venidero en su propio relato, y siempre se les nota un aire de superioridad o de jactancia al revelar los hechos pertinentes a la trama. Fernando no lo hace así, sino que pareciera que hasta a él mismo lo sorprenden y emocionan las revelaciones de su propia novela.

De los detalles que más disfruté de esta novela, está la idea –que comparto y hasta he escrito al respecto en mis propios cuentos— de que la educación escolar tradicional es deficiente en su aplicación, y abandona a la individualidad de los pupilos. Me gusta también el concepto general de la novela, de que nadie sabe a dónde va si no conoce de dónde viene. Hay hondos vacíos en el alma y, aunque muchos nunca sanen, la única manera de alcanzar la plenitud en la vida es a través del contacto humano, y del afecto que se da y se recibe. Para mí, esto último es lo mejor que se puede aprender de la novela Hondo vacío.

D

¡Mini WordReference!

Entradas populares