domingo, 30 de diciembre de 2012

Carta al mí mismo de veintitrés años de edad

¡Oye, tarado!:

Así que nomás fuiste y lo hiciste, ¿verdad? O más bien, yo lo hice… Lo hicimos, supongo… Nosotros (tú y/o/más yo) fuimos y nos enamoramos de esa chica, es lo que hicimos/hiciste/hice, ¿no? Por cinco años aprendiste a amarla poco a poco, despacio, como amigo y como persona, hasta que por fin te diste cuenta de que también habrías de amarla como la mujer que es, y fuiste y te casaste con ella. ¡Oh, cielos!

Te escribo esta carta desde el futuro, a veinte años de distancia. Y no, todavía no hay automóviles voladores, disculpa que te desilusione. Pero quería mandarte esta misiva para que entiendas los aprietos en los que te estás metiendo, y qué tipo de vida puedes anticipar de ahora en adelante, y por todo el futuro previsible.

No te escribo la presente para espantarte, sino para prepararte para lo que viene a continuación. Habrá críos. Ah, sí, cómo no. Y ellos van a ponerlos a prueba a ti y a la chica a la que amas: retarán todas sus debilidades y todas sus fortalezas, y los amarás como si no hubiera futuro. Así que no te preocupes mucho al respecto: es posible que seas lo suficientemente hombre como para ser buen padre. Ya veremos…

No obstante, en su mayor parte te escribo esta carta para advertirte algo: todas esas ideas románticas tuyas tan sensibleras sobre una vida de idilio repleta de embeleso extático junto a tu amada podrían ser un poquitín ingenuas. Habrá lágrimas, a veces. Habrá hastío. Habrá dolor. Habrá lides titánicas como las que nunca antes has experimentado, que te retarán hasta el mismo límite de tus fuerzas… y de tu cordura. Habrá enojos y peleas, pero no muchas. Pero no te sientas engreído por eso, porque esas épocas difíciles compensarán su escasez con su intensidad. Pero más que nada, quiero que entiendas que esos momentos de gozo puro y concentrado sí existirán, y habrá muchos, pero solo serán momentos en el tiempo. No nada más porque ya estan «casados» significa que vendrán esos momentos a lo gratis. No es como si fuera tu derecho tenerlos. Así como pronto lo descubrirás (y es mucho más pronto de lo que hubieras deseado) el matrimonio consiste de esfuerzo a diario. Se necesita disciplina. Se necesita constancia. Minuto a minuto has de ejercitar el músculo de cuidadoamoroso hasta que se convierta en una acción instintiva en la manera en que te comportas con esa dulce chica… o te desmadro la próxima vez que te vea.

Te escribo, entonces, para que no te sorprendas: cuando en tu enojo o confusión pudieras llegar a considerar, aunque sea por uno o dos segundos, que quizá tengas ganas de posar tus manos sobre ese adorable cuello y dar unas apretaditas, aunque sea un poco, de nuevo quedarás reducido a un asombro cándido al darte cuenta de la suavidad de su piel y de la hermosa curvatura de su cuello, y tus manos solo recordarán la ternura y la necesidad de acariciar. Ajá, ella así te va a traer, vez tras vez, y aunque te saque de quicio a veces, de todos modos estarás encantado por ello.

Así que ya lo sabes: esto será tu vida entera y no solo una parte de ella. ¿Ya comienzas a entenderlo? Ah, chico, pero que te metiste en problemas. Pero tú te lo buscaste.

Y por ese motivo te lo agradezco.

D

viernes, 21 de diciembre de 2012

Letter to my 23-year-old self

Yo, dork!

So you went ahead and did it, didn't you? Or rather, I did it… We did it, I guess… We (you and/or/plus me) went ahead and fell in love with that girl, didn't we/you/me/us? For five years you learned to love her slowly, little by little, as a friend and as a person, until you finally realized that you must also love her as a woman, and you went ahead and married her. Oh, crikey!

I'm writing you this letter twenty years in the future, and, no, there are no flying cars yet, sorry for the spoiler. But I wanted to write you this letter so that you understand what you're getting yourself into, and what kind of life you can expect from now on and for the foreseeable future.

I'm writing you this letter not to scare you, but to prepare you for what's to come. There will be children, oh, yes. And they will test both you and the girl you love in all your weaknesses and all your strengths, and you will love them like there is no tomorrow. So don't worry too much about that: You may yet be man enough to be a good father for them. Time will tell…

I'm writing you this letter, though, mostly to warn you: your sappy romantic ideas of an idyllic life full of ecstatic rapture with your beloved may be a little unrealistic. There will be tears, sometimes. There will be weariness. There will be pain. There will be titanic struggles the likes you have never experienced before, which will challenge you to the very limits of your strength… and your sanity. There will be anger and fights, but not many. Don't get cocky, though, because those hard times will make up for their scarcity with their intensity. Mostly, I want you to understand that those moments of pure undiluted joy will exist, and there will be many of them, but they will only be moments in time. Not just because you're now "married" do you get those moments automatically. You are not entitled to them. Marriage, you will discover soon enough (and much sooner than you'd ever wished for) consists of daily efforts. It takes discipline. It takes consistency. Minute by minute you will exercise your lovingcare muscle, until it becomes second-nature to your dealings with that sweet girl, or I'll kick your ass next time I see you.

I'm writing you this letter so that you won't be surprised: when in your anger or confusion you might consider for a second or two to reach out and perhaps squeeze that lovely neck, maybe just a little, you will be reduced again to that wide-eyed amazement at how soft her skin is and how lovely the curve of her neck, and your hands will only remember tenderness and the need to caress. Yah, she will do that to you, time and again, and though it might drive you up the walls at times, you will still be delighted by it.

So now you know: This will be your whole life, not just a part of it. Do you now begin to understand? Oh, boy, are we in trouble now! But you asked for it.

And for that, I thank you.

D

jueves, 13 de diciembre de 2012

Más sobre mi sitio web

Acabo de añadir una página a mi sitio web: ¡este blog!

Así es: de ahora en adelante todo lo que publique en este blog se irá directamente al sitio web también. Es decir, a partir de hoy no me van a leer en dos sitios distintos al mismo tiempo.

Que eficacia en pasar desapercibido…

¿Habrá algún antónimo para "notoriedad ubicua"? Talvez "Leve desliz…".

Mecacho…

D

sábado, 24 de noviembre de 2012

Sitio web del autor

Así es, chicos. Por fin completé la programación de mi sitio web de autor. Aquí está el enlace, para el que le interese ir a visitarme por allá. También voy a poner un enlace permanente en la barra superior. Creo que quedó bonito, pero falta tomarme una foto un poco más artística para la portada. Estas fotos que se saca uno con el teléfono nomás no quedan bien. Se necesita buena iluminación y un fotógrafo que entienda de enmarcar bien al sujeto y usar los f-stops adecuados. Yo de eso no entiendo ná.

http://proseoplasia.wix.com/levedesliz

D

martes, 20 de noviembre de 2012

Sigo ausente y callado

Así es, he descuidado un poco mis apariciones por la Internet. Pero pronto haré acto de presencia. Mientras tanto, sepan que pienso hacer una reseña del vídeojuego Assassin's Creed 3, que me ha impresionado bastante. Bueno, aparte de todo llevo casi una década jugándolo, y ardo en deseos de conocer el desenlace (si es que hubiera alguno).

También estoy creando un nuevo sitio web personal, y parece que va a estar muy bonito. El último que creé en Google estaba bastante prosaico y aparte de todo lo usé como un sitio alterno para almacenar mis textos. Por cierto, tiene como dos años que no actualizo ese sitio, así que más vale eliminarlo. Ni siquiera está disponible al público… En fin.

Nos vemos pronto.

Talvez…

D

domingo, 28 de octubre de 2012

"Cosas que nunca confesé a nadie", de Manuel Navarro Seva

Haz clic para comprarlo
Un compañero de estos menesteres literarios en foros ha publicado una colección de cuentos cortos y relatos breves en formato Kindle. 

Por el momento no lo he leído, pero después de haber leído sus trabajos en los foros durante varios años puedo recomendar su lectura sin miramientos. Este autor tiene la capacidad de hablar directo y sin rodeos sobre temas que parecieran cotidianos, pero que desde su perspectiva se tornan en meditaciones trascendentales y existenciales. Leer sus textos es como una ilusión óptica, donde uno piensa que solo hay una imagen obvia, pero tras un momento de reflexión uno se da cuenta de que el tema va más a fondo.

Quienes hemos leído a Boris antes sabemos bien que hay que andarse con cuidado por sus letras, no sea que de repente y sin aviso previo nos veamos retratados allí en las posiciones más comprometedoras.

Pienso comprar un ejemplar y leerlo en Kindle. Ustedes deberían hacer lo mismo.

D

viernes, 26 de octubre de 2012

Ando desganao

No sé qué sucede.

Van varias semanas que no me apetece leer en lo más mínimo. Mucho menos escribir. Ha de ser uno de esos períodos cuando seguramente aprovecho el tiempo para hacer las reparaciones caseras y dedicarme a la música y a crear vídeos…

Sí, ajá, cómo no.

Resulta que en las últimas semanas he estado viendo muchos programas de televisión y varias películas. He visto series completas de varias docenas de episodios. Sobre todo he estado viendo las aventuras del chef Gordon Ramsey y su alegre maldecir de todo lo que no le cuadra con respecto a lo culinario.

Ha sido divertido, pero espero pronto retomar el gusto por las letras. Ojalá que mis compañeros de foro no hayan abandonado Prosadictos en mi ausencia.

D

viernes, 19 de octubre de 2012

Aluciarse

Casa en vecindario exclusivo. Automóviles de lujo estacionados en la cochera. Críos en colegios privados. Esposa al mando de cocineras, mucamas y jardineros particulares para su propio hogar.

El hombre se prepara para ir a trabajar seis días a la semana, todos los meses del año: camisa raída, pantalones rasgados, zapatos remendados con cinta adhesiva. Un puñado de cenizas frotado en el pelo y en la cara.

En la avenida principal siempre está el pordiosero sentado en la banqueta. Mira cómo extiende la mano para recibir cualquier limosna. Mira como soporta sin rechistar el abuso de los niños que pasan por allí. Su mirada siempre rehuye la de los demás, y lo único que sabe decir es un «que Dios se lo pague».

La cara que da al mundo es el retrato de su alma.

D

viernes, 12 de octubre de 2012

Próximamente

Un compañero de los foros literarios me ha pedido que colabore con una antología. Me pide un relato fantástico para que sea parte de un libro. Parece que será algo destinado a distribución por Internet, y que todas las ganancias se donarán a alguna beneficencia.

Puede ser que haya entendido mal, pero participaré gustoso.

Hace tiempo tenía pensado expandir un relato que escribí hace algunos meses, llamado Lama sabachthani?, pero no había realmente hecho el esfuerzo. Es un relato de unas mil palabras, y creo que el reto en esos entonces era escribir un cuento de menos de mil doscientas palabras, o algo así por el estilo. Ese cuento me gustó bastante, porque era algo muy al estilo manga o anime, que realmente no tenía muchos puntos de referencia con la realidad, y lograba pintar todo un planeta distinto al nuestro, repleto de estilos de vida que nadie conoce.

Ojalá que salga bien el cuento. Ya voy casi a la mitad y espero tenerlo listo a tiempo para presentarlo en la antología. Ya después les platicaré los detalles.

D

viernes, 5 de octubre de 2012

La princesa azteca

Pues resulta que hace varios años escribí un cuento llamado "La princesa azteca", basado libremente en un sueño que tuvo mi señora esposa. Claro, como lo escribí yo, entonces es un cuento sobre el fin del mundo. Nadie gana, todos mueren. Fabuloso.

Pero recientemente mi esposa ha anunciado que ella va a escribir su propia versión. Supongo que pronto me presentará con la demanda de plagio…

Estoy al pendiente para leer su versión gustoso.
D

viernes, 28 de septiembre de 2012

Prosofagia 16

Hacer clic para descargar el PDF


Ya salió el nuevo ejemplar de la revista literaria Prosofagia. En este número 16 tienen un avance interesante: el PDF es interactivo.

Voy a ver de qué se trata. Los invito a que vengan también ustedes.

D

viernes, 21 de septiembre de 2012

El secreto del olvido final

Escucha: música de tu infancia, de cuando todo era enfrente y arriba, y poco quedaba atrás. Las memorias auditivas siempre existen ancladas al contexto del momento en que el ruido choca en el tímpano. No existen memorias de música sin carga emotiva. El problema reside en el hecho de que toda memoria es plástica, y adquiere capas folklóricas y estrafalarias con cada nueva vivencia, como el buró del abuelo, perdido para siempre bajo tres generaciones de brochas gordas de barniz.

Recién he escuchado canciones de la época de mi adolescencia, y encuentro algo de nostalgia en ellas cuando intersectan mis memorias recientes. Es como recubrir de mierda a una piedra preciosa: seguirá siendo diamante, pero ahora ofende a los sentidos.

La nostalgia nos obliga a creer que todo tiempo pasado era mejor. En este caso, es posible que sea la verdad verdadera: en la década de mil novecientos ochenta vivíamos en un mundo de juguete, coloreado por una mano idiota con crayones color pastel, ropa de algodón y poliester, y la creencia de que las pandillas de maleantes podrían canjear armas de fuego por bailes acrobáticos a ritmo sincopado. Era quizá la última infancia de la cultura popular.

Hoy en día vagamos por la aridez del desencanto, con toda experiencia humana divorciada de humanidad a través de archivos de datos que traducen todo lo percibido a vídeoclips y letras estultas como todas las de arriba. Le llovemos desprecio a quien nunca haya experimentado algo, y al final todos aprendemos la mueca de disgusto y desdén por todo lo desconocido, pretendiendo que sabemos todo.

Entonces, escucha, este es el secreto del olvido final: la vida solo acontece ya mismo, en este preciso momento. Pero toda nuestra percepción es memoria. Nada aprehendemos al instante, sino tras cavilaciones… Y las memorias no son ciertas, son fingidas, son simulacros de la vida que se nos fue.

Sabiendo, pues, que la vida está condenada al olvido final en el preciso instante que nos pasa de largo, aprendamos a salvaguardar memorias dignas, y recordemos cuando resurjan de entre el pantano de los recuerdos fallidos que fueron nuestras piedras preciosas, sin importar la inmundicia que las recubra.

No ofrezco sabiduría, sino pido consuelo.



D

viernes, 14 de septiembre de 2012

Hasta que uso mi Kindle de nuevo…

Pues sí: las navidades pasadas mi señora esposa me regaló un Kindle Fire. A veces lo usaba para ver películas y programas de tele. Veía unos cuantos vídeos en YouTube y a veces leía uno o dos artículos. He leído varios libros allí —Necroslogía, El legado, Prosadictos— pero en realidad casi no lo usaba seguido.

Esta semana lo estuve portando conmigo hasta en el trabajo, y de poquito en poquito he logrado leer tres libros en seis días. No se compara para nada con el ritmo brutal de lectura que tuve durante unos cinco o seis años, cuando estuve en la universidad y mientras fui recién casado. En esos entonces leía unos dos o tres libros al mismo tiempo. No es complicado, sino que requiere de bastantes ratos de ocio. Por cierto, yo soy de esos tipos chocantes que nunca le doblan la esquina a ninguna página y que no necesitan un marcapáginas: siempre recuerdo dónde suspendí la lectura, aun cuando hayan pasado días o semanas sin regresar al mismo libro. Es de esas aptitudes inútiles que más bien le ganan a uno la mala voluntad de los semejantes, como esa otra aptitud que tengo para saber casi al minuto preciso la hora del día, sin revisar el reloj. Algunos somos tipos raros, ni modo…



Pero como iba diciendo (por cierto, soy muy afecto a este tipo de vocativos inútiles): esta semana he leído la antología del foro Letras Entre Amigos y los libros de la serie de Barsoom, de Edgar Rice Boroughs. Son las crónicas marcianas, y la película reciente de "John Carter" se basa muy libremente en el primer libro. He leído los dos primeros libros completos y estoy en el tercero: Una princesa de Marte, Los dioses de Marte, El caudillo de Marte. Ahora bien, ignoro el título de estos libros en español (a veces las traducciones son un tanto… estrafalarias, por llamarlas algo), pero esos son los títulos en inglés.

Son novelas a la antigua, con muchas instancias de Deus ex Machina y usos frondosos de adjetivos superlativos e incisos explicativos. Menciono esto porque me pareció muy peculiar darme cuenta de que estas novelas, escritas hace unos cien años, en inglés suenan bastante arcaicas e innecesariamente floridas, comparadas a las novelas modernas. No obstante, el ritmo de la lectura es bastante similar a lo que se lee actualmente en los foros literarios en español, como en Prosadictos. Es decir, parece que ese tono peculiar de los cuentos y relatos en español se parece bastante al inglés de hace un siglo. Qué raro, ¿no?

Supongo que en español necesitamos algunas luminarias como Carver y Hemingway, que nos infecten con esa sensibilidad periodística de ellos. Lo bueno es que vamos en buen camino: quien haya leído a Daniel Ferreira de León, Emmanuel Ruiz, David Sández, Lisandro Ariel, Daniel Chárraga, por mencionar a unos pocos destacados, sabrá que la evolución del español va por senderos interesantes.

Pues me regreso al Kindle, y en cuanto termine con las novelas de Barsoom me voy a comprar la última secuela de Artemis Fowl, del autor Eoin Colfer.

Mientras, ustedes también vayan a leer algo, que para eso vinieron aquí.
D

viernes, 7 de septiembre de 2012

New old project

I've just reread a short story I was writing a couple of years ago and… Wait. No. A couple of years ago I started to rewrite a short story I started writing when I was in college, about twenty years ago. I never made it past the first chapter, and so I forgot all about the blog where I was doing it.

But today I saw that blog again, read what I've written so far, and was impressed by it. Yah, I know, not very modest of me, but the truth is that sometimes I write texts that surprise me and make me wonder, "how did I ever manage to write this?"

Well, this seems to be heading in the right direction. The story is pretty crappy, but I find the narrative tone very alluring and natural, and that's pretty hard to achieve. So I want to share the link with you guys in case you want to see its progress. Once I finish writing the whole story I'll publish the link permanently on the header bar.

The story is called "Demise" (click to go to the blog), and it's a tale of what happens when someone meets… You know what? I'll let you read it, instead. I promise I will try to make it worth your while. Depending on how much I like it, I may want to translate it into Spanish later on.

D

viernes, 24 de agosto de 2012

The girl in the darkness

For Zyanya


She spent all evenings alone, kept in the dark, all doors and windows barred and boarded over, never understanding why.

There was an endless parade of strangers taking care of her. There must have been feeding her, for she was never hungry, but never remembered what she had eaten last, nor when. They must have been grooming her, for she was never in rags, but never remembered when she had bathed or dressed, nor when she had not. They must have been taken good care of her, but, for the life of her, could not remember a single instance of sharing anything with anyone.

She sensed their disgust. She felt their fear. They loathed her, yet kept her pristine. But alone. There was never a kind word, never a moment of warmth or even kindness. And she could not remember if it had been one night only or a week or a month.

And she was alone, always.

What had she done? Who were her keepers? Why did they provide everything but shared nothing?

She imagined herself the worst person in the world to deserve such isolation. But she rebelled at the thought, sensing in her heart that she was only she, a very young girl alone. And shunned for no reason.

That one night the memory of father and mother and siblings came to her, and the pang of longing was greater than the ocean, more bitter than her loneliness, and she sought to escape.

But her boxed-in room was mighty, and though she tried to pry the bars and loosen the boards, there was nothing in the room that she could use as a tool. She was surprised to notice for the first time that night (that week, that month, that year?) that there was only soft bedding on the empty floor of her room and nothing else. No furniture, not even a chamber pot. She was surprised to find all her efforts in breaking free repaired and reinforced. Had she not just pried a board off a moment ago? Had she not just slightly bent one of the bars? Maybe it had been last night. Or the night before. She could not remember.

Instead, she worked at scratching the floorboards a little at a time, around the nails that secured them. After a night, or after a week, or after a month, she was able to loosen several nails, and then she would carefully place them back, but loosely. And after however long it took her to do so, one night she was able to lift off half of the floorboards and crawled into the night.

She wandered. She did not know any of the places that the night showed her. There was no moon, only strange stars. But finally her errant feet carried her to a familiar park. She remembered a house where mother and father and siblings must be waiting for her, close to that park. She imagined them sick with worry and tears on their face, not knowing where she had been.

When she finally remembered which house at the edge of the park used to be her childhood home, the Sun peeked over the line of roofs, filling the world with red magnificence.

She wept.

The girl who had been kept in the dark burst into flames.

D

sábado, 18 de agosto de 2012

Caveat emptor

Cuando Rosie decidió que ya era hora, oprimió el botón y dejó de preocuparse al respecto.

No es como si hubiera sido el fin del mundo, ni nada parecido, pero ese botón de «aceptar» era suficiente para deformar el universo que la había contenido hasta esos momentos. ¿Quién lo hubiera imaginado? Todo trámite en línea, sin necesidad de comparecer ante ningún investigador privado ni ningún abogado de mala calaña. Fue suficiente llenar los datos necesarios en los espacios requeridos para poderse deshacer del lastre acarreado por una década. Pinche lastre humano, pensaba ella. Pero sin evitar una o dos lágrimas por todos los quizaces perdidos y la profusión de grietas en todas las ilusiones nuevas que acarrean los besos fugaces y los encuentros apretujados a escondidas, hasta que el sigilo y la disimulación son innecesarios: muy después de que todos en la oficina y el resto de sus amistades estuvieran hasta aburridos con la novedad de ese nuevo amor a escondidas. Claro, él perjuraba que no pasaría siquiera otra semana sin que le avisara a la harpía de su esposa separada que ya no habría posibilidades de reconciliación. Pero mentía, igual que el resto del tiempo…

Increíble: oprimir «aceptar» y lograr conseguir en Craig List quién le solucionara el problema de manera definitiva: desde mañana, nadie vería de nuevo a José Manuel, por la módica suma de cinco mil dólares estadounidenses.

D

viernes, 17 de agosto de 2012

Muchas visitas a la antología

Así es: en escasos ocho días ha habido cerca de seiscientas visitas al blog de la antología. Claro, no es comparable, digamos, a la demanda que tienen las novelas de Stephen King, pero a mí me parece un número de visitantes bastante bueno, sobre todo porque hemos estado promocionando el libro en sitios sociales sin recurrir a la publicidad pagada.

Espero pronto empezar a recibir comentarios y reseñas por escrito, para poderlas compartir en el blog de la antología.

Ojalá que muchos hayan conseguido su copia gratis del libro. Son once relatos de once autores, y es un total de ciento diez páginas. O sea, es lo suficiente para una sola sesión de lectura. Esperamos que les agraden mucho los relatos incluidos.

Por cierto, en la barra superior de mi blog hay un enlace para ir al blog de la antología Prosadictos, para quien guste ir a visitar de una buena vez.

D

domingo, 12 de agosto de 2012

¡Ya está aquí!


Hemos publicado la antología Prosadictos en formato electrónico. Quien guste, puede obtener su copia gratis en PDF yendo al fondo del blog en este enlace y haciendo clic en la imagen. El PDF está hospedado en Google Docs, y tiene habilitada la opción para que puedan bajar el archivo a su computadora.

O, si lo prefieren, pueden leer el libro en línea a través de Issuu. Solo es necesario hacer clic en la imagen para expandir el lector y que puedan disfrutar su lectura en la pantalla entera.

Esta publicación es completamente gratis y disponible para todo el público.

Esperamos que disfruten la lectura de estos once relatos. Por favor déjenos comentarios, ya sea en la página principal, o en la página de su autor preferido.

Gracias, y adelante con la lectura.

DNAZ, admin del foro Prosadictos

miércoles, 8 de agosto de 2012

Blog de la antología «Prosadictos»

Estamos estrenando blog. Allí publicaremos noticias sobre la antología Prosadictos, el primer libro que publica el foro Prosadictos. Los invito a que nos visiten y conozcan a los autores.

Es una antología de once relatos, todos distintos, con perspectivas muy distintas puesto que los integrantes del foro residen en varios países.

Muy pronto estará disponible el libro a un precio realmente extraordinario.

¡No se lo pierdan!

sábado, 4 de agosto de 2012

Quince mil visitas

Apenas me voy fijando que ya han visitado mi blog quince mil veces. Se los agradezco, y espero que sigan acompañándome en este leve desliz hacia lo insano.

D

sábado, 28 de julio de 2012

viernes, 27 de julio de 2012

Prosadictos

Hace unas dos o tres semanas Google empezó a reportar el foro Prosadictos como un sitio de ataque, que podría dañar a las computadoras. Hasta donde he podido averiguar, no existe tal riesgo, sino que es un problema que tiene el hosting de "freeforums.org". Como sea, sigue allí la advertencia.

El foro Prosadictos lo administro yo, y es donde varios compañeros de muchos rincones del mundo nos reunimos para escribir textos en español y mejorar nuestra escribida.

Espero que pronto se resuelvan los problemas, para que todos los que gusten visitarnos puedan hacerlo sin temor alguno. Mientras tanto, para los más osados que quieran compartir nuestra adicción a la prosa, pueden acceder directo escribiendo http://www.prosadictos.com/ en la barra de direcciones de su navegador. Excepto que funciona mejor desde Internet Explorer y Firefox. Obvio, Chrome le cree todo a Google, y Safari es demasiado precavido. No sé si Opera o Netscape o cualquier otro navegador funcionen o no. Como sea, allí seguimos y los esperamos.

Aprovecho este mensaje para anunciar que muy pronto ofreceremos una antología de cuentos. ¡Estén pendientes!

D

jueves, 19 de julio de 2012

Torneo de Super Street Fighter IV Arcade Edition 2012

Cuando era un adolescente en la preparatoria, jugué por primera vez un vídeojuego llamado Street Fighter en «las maquinitas». Ese día me gasté como diez dólares en monedas de veinticinco centavos… y muchos dólares en otros días. Miren la imagen de al lado, así se veía la máquina.

Pasaron unos par de años y cuando ya asistía a la universidad sacaron la siguiente iteración del juego, bastante mejorada y con una lista muy extensa de personajes. El juego consiste de elegir un personaje y tratar de ganar peleas en contra de varios contrincantes, uno por uno. Es una pelea «a puño limpio», excepto que los personajes tienen capacidades súperhumanas y se activan las patadas y puñetazos por medio de la combinación de movimientos de una palanca y de botones. Los botones vienen acomodados en orden de potencia: débil, mediano y fuerte. O sea, son seis botones: tres para puños y tres para patadas. Abajo está una imagen de la secuela del juego.

Esto que les comento pasó hace más de veinte años. En todos esos años casi nunca jugaba en contra de otras personas. No sé, tal vez no soy muy competitivo, al menos en ese aspecto. En fin, que transcurrieron los años y esa serie de juegos fue tan popular que siguieron produciendo secuelas, y secuelas de las secuelas. Se desarrolló la temática de la trama del juego: es un torneo mundial que invita a los mejores peleadores para ver quién es el mejor. Pero hay un sindicato criminal que patrocina ese torneo, para fines nefastos. Entonces la serie tiene varios argumentos en su propio mundo. Aparte de la serie principal existe una serie de juegos que muestran a los personajes cuando eran más jóvenes, en la serie Alpha. Como si no fuera demasiada complicada la historia, cuando hace unos tres años salió la «cuarta» secuela (en realidad, si tomamos en cuenta las versiones caseras y secuelas intermedias, aparte de juegos asociados y en formatos distintos, existen más de ciento veinte versiones del juego), se supone que la historia sucedía en algún momento intermedio entre la segunda y la tercera parte. Sí, ya lo sé, es un relajo…

En fin, resulta que apenas ayer participé en un torneo local en la versión de Super Street Fighter IV Arcade Edition ver. 2012. Nunca antes había entrado a un torneo, y a pesar de haber sido uno muy pequeño, fue interesante y gratificante. Pero primero debo decir que poseo la versión casera del juego y a través de la Internet uno puede competir contra otras personas en otras partes del mundo. Entonces supongo que he estado participando en cierta especie de torneo cada que me enfrento a contrincantes en la virtualidad.


No, no gané el torneo. La aptitud y coordinación que poseen los jóvenes hoy en día es insuperable. Pero yo he jugado con el mismo personaje durante los últimos veintitantos años, y creo que eso me dio un poco de ventaja en esta ocasión. Empaté en tercer lugar. A lo mejor el próximo año participo de nuevo, a ver si ahora llego hasta las finales.

D

lunes, 2 de julio de 2012

Bertha Hurst, in memoriam

Mrs. Bertha Hurst, affectionately known to all of us as "Berthita," has passed away today. She was elderly, but regardless she worked tirelessly every day as one of the interpreters at Children's Medical Center Dallas.

After having had a fruitful life and many professional and personal accomplishments, she decided to work as a medical interpreter at the age when many people would rather consider retirement. And she not only performed her duties as an interpreter, but also tried her best to make sure that everyone, staff and patients, would be well taken care of.

She would often regale me with stories about life, about how things were, about how things ought to be, and she always made sure that her Faith was evident in every single thing she did.

Not very long ago she started having some health issues, until it was finally found that she had the big "C," and at a very advanced stage. Her health declined rapidly after that. She is survived by many relatives and family. I am fortunate to know two of them, who also work with us at CMCD as interpreters. Our thoughts and deepest condolences to them.


All that is left for the rest of us is to hope that the memories of the Faith that strengthened her every day of her life will allow us to reflect without bitterness that she stands in the presence of her God, and that now she knows real joy.

But we will be sad. We will be downcast.

Fear not: people shall say "she died;" you go ahead, stand tall, and tell them "no, she didn't!"

For He lives.

D

martes, 26 de junio de 2012

Necroslogía, una Antología de la Muerte

Hacer clic para ir al blog y conseguir una copia
¿Cómo hacer una reseña sobre una antología? Es difícil, puesto que habrá algunos cuentos que no gusten tanto como otros al lector… ¿Es suficiente basarse en lo que más le gustó y obviar lo demás? ¿O viceversa?

En este caso, podemos intentar recurrir al resumen:

Necroslogía es una antología de dieciséis cuentos (sí, dieciséis, no me discutan todavía), que consta de 167 páginas. En ellas hay una introducción, un prólogo, quince cuentos (¿no que dieciséis?) y un hilo conductor que aparece a manera de interludios periódicos (toma, ese es el dieciséis). El tema central es la visión idiosincrásica de los quince autores sobre la Muerte. No existe un tono homogéneo, y el acercamiento de cada autor no se ciñe al hilo conductor, que es un relato sobre la inevitable necesidad de conglomerarse para hacerle frente a la Obscuridad del alma, al más allá, a todo lo que se desconoce. Ya que los autores son de varias regiones del mundo, tampoco existe un solo registro de vocabulario, y gracias a Dios por ello, porque ese simple detalle le dota al conjunto de una especie de veracidad, de… humanidad, por llamarle algo.

Quizá se pueda recurrir a las anécdotas: tal vez le interese al público saber que los integrantes de la Tribu 11, que es el colectivo literario que editó el libro, provienen de muy distintos y variados entornos sociales del planeta, y aunque algunos de ellos han publicado, no todos son profesionales de las letras. No, es un grupo de personas que tienen la pasión por la Literatura no como una asignatura o un proceso, sino como una de las pasiones de su vida. A varios de ellos los he encontrado en foros literarios, intentando afilar cada vez más el borde cortante de los lexemas.

A lo mejor se puede hacer una buena reseña solo comentando sobre los logros técnicos de la escritura misma, y la capacidad de transmitir mensajes precisos por medio de las letras, y darle zarpazos al corazón lector con crueles uñas de tropos. En especial, hay tres cuentos que captaron mi atención. Por lo general, una vez que acepto la pericia del escritor como válida de acuerdo a mis parámetros tendenciosos, puedo permitirme el lujo de sentir lo que leo. No me sucede a menudo, porque siempre me estorba este meningitismo pretencioso, y por lo tanto considero un evento extraordinario cuando sucede.

En Julia y los hombres de negro, por Esther González, uno se encuentra frente a frente al horror y miseria de la realidad actual en el mundo moderno, del cochambre de crueldad en el corazón de quienes se aferran al poder bajo la facha de la política y las leyes, ya sea abusando de esos conceptos o pasándolos por alto. Es un retrato fiel del desamparo, que aparece retratado con la crueldad de una Polaroid.

En contraste, en La gloria de las flores, de pepsi, el lector debe aprender a visualizar el mundo mundial a través de espejuelos de acuarela con marcos de óleo, y comprender que todo el glamour de la vida apenas si mantiene a raya a la parquedad de la Parca. Uno aprende que la Muerte es quien deshoja todos los árboles, arranca todos los pétalos de las flores, despluma a todo pajarillo, deshilvana toda la alta moda, despeina toda peluca rellena de talco y que uno mismo es quien mantiene a todo lo mencionado íntegro a fuerza de suspiros bordados de ensueños e ilusiones.

Luego, en Ciencias, de Antonio Romero Montilla, uno finalmente aprende a agradecerle a la Muerte que se haya mantenido a la distancia apropiada para permitirnos experimentar todo en la vida, y ese todo incluyendo también lo malo. Y a agradecerle con el mismo fervor a la Muerte porque se halle presente en cada minuto del día, para recordarnos del verdadero valor de cada instante. El cuento me pareció que merecía una mención especial por haber logrado algo casi imposible para los escritores novatos: viene relleno de localismos sin perder a ni un solo lector a medio camino. Carambas, que a veces ni los escritores «profesionales» logran semejante hazaña…

Pero no concluya quien lea esta reseña que el resto de los cuentos son desechables o ignorables, sino que sepa que estos tres cuentos que menciono por nombre son los que tuve que escoger para no escribir una reseña que se aproxime a la longitud del libro mismo.

La odiosa pero obligada frase sale a relucir: ¿recomiendo que lean este libro? Sí, maldita sea, sí, carambas, si no, ¿para qué hacer una reseña de algo si fuera de mala calidad y sin arte? Sí, recomiendo que lean este libro. Ahora mismo. Ya.

D

sábado, 16 de junio de 2012

Más pastelitos


Hace un par de semanas les presumí sobre los deliciosos pastelitos que le compro a la despachadora en el trabajo. Bueno, hoy les muestro los que compré para celebrar el decimonoveno cumpleaños de mi hijo y el Día del Padre:



Para que no mueran de envidia, si viven en la región de Dallas-Fort Worth, entonces pueden ponerse en contacto con esta señora, para que puedan comprar sus deliciosos pastelitos. Esta es su página en Facebook:




Con permiso, que todavía me quedan unos cuantos pastelitos, y ya se me antojaron…

D

lunes, 11 de junio de 2012

Cigarrillos electrónicos, oh, cielos…

Resulta que yo fumé por muNNNchos años, como por veinte años, de manera esporádica, hasta que decidí que era menester cuidar de mi salud no tanto por mí mismo, sino por los que dependían de mí. Entonces, entre abandonar las bebidas alcohólicas, dejar de fumar, comer una alimentación balanceada y ejercitar, decidí que lo más fácil sería abandonar el cigarrillo. Fue fácil para mí: un día dije «no más» y sanseacabó.

Eso fue hace unos diez años, y no he reincidido en ese hábito maloliente. Claro, no significa que mi adicción a la nicotina fue fácil de abandonar, porque de vez en cuando, al ver a personas fumando en las calles (último refugio de los fumadores en estos EE.UU.), aminoro el paso y empiezo a resollar fuerte, para ver si alcanzo a darle unas bocanadas a la humareda que los rodea. Como sea, creo que al ser el único mal hábito que abandoné, mis neurosis buscaron consuelo en mis otras debilidades, como la siempre maldita Coca-Cola…

Pero divago.

Apenas el año pasado me diagnosticaron asma en la adultez. O sea, «después de niñez, viruelas…». Ni modo, pero lo bueno es que los medicamentos me controlan muy bien, y nunca he sufrido ninguna crisis.

Otro antecedente a este ensayo es que mi hijo ahora también fuma. Está en la edad en que lo puede hacer de manera legal, y poco control me queda sobre esa situación deplorable, excepto prohibir que fume adentro de la casa. Yo quisiera convencerlo de que en realidad no le aporta nada, pero es difícil convencer a los jóvenes que no son invencibles ni indestructibles.

¿Qué hacer al respecto?

Recientemente me enteré de que los cigarrillos electrónicos, o eCigs, como se les conoce en este país, han avanzado hasta el punto de ser de fácil y muy conveniente uso. Hace unos diez años, más o menos, estos productos comenzaron a aparecer, pero en esos entonces eran poco confiables y de dudosa producción, siendo fabricados casi en su totalidad en China. Hoy en día se pueden comprar en casi cualquier tienda de gasolinera o hasta en súpermercados, aunque no estoy seguro dónde se produzcan. Estos dispositivos constan de dos elementos: una batería recargable y un vaporizador ultrasónico. Los modelos más económicos constan del vaporizador que incluye al líquido de nicotina en el mismo cartucho, y por lo tanto se describe con el palabro "cartomizador".

El dispositivo funciona de la siguiente manera: el vaporizador crea un vapor con la solución de nicotina en cada inhalación. El líquido consta de cinco ingredientes, que incluyen glicerina, nicotina y saborizantes alimenticios varios. El vapor se activa con cada inhalación y solo durante la inhalación, lo que asegura de que no exista vapor "de segunda mano". El contraste obligado con los cigarrillos tradicionales es el siguiente: todos los ingredientes usados por los cigarrillos electrónicos son seguros para el consumo humano, excepto por la nicotina, que es tóxica y adictiva. Al contrario, los cigarrillos tradicionales, aparte del tabaco contienen muchos otros ingredientes tóxicos. Se adivina que existen cerca de dos mil ingredientes en los cigarrillos. De estos, unos cientos de ellos son tóxicos. De esos, como cuarenta son reconocidos como cancerígenos.

Entonces, los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco y no queman nada: solo vaporizan una solución de glicerina con saborizantes y nicotina. Es como el humo que producen para pistas de baile o casas encantadas durante el Día de los muertos. La publicidad quiere hacernos creer que los cigarrillos electrónicos son la opción "más saludable" para fumar.

Pero no nos andemos con rodeos: siguen siendo dispositivos para la ingestión de nicotina. No existe hasta el momento mucha información sobre los efectos secundarios que pudieran existir contra la salud. Hasta el momento no hay muchos reportes de que pudiera haber alguno, más allá de los conocidos de la nicotina: taquicardias, opresión del pecho, falta de aire, presión arterial elevada, etc. Y otra cosa aparte: solo porque algo no es dañino cuando se ingiere oralmente no quiere decir que sea igual de inerme al respirarse: el sistema digestivo cuenta con amplias protecciones contra el exterior, como recubrimiento de mucosas en todas sus superficies, un receptáculo relleno de ácido y varios metros de tubería para absorber nutrientes y desechar el resto. Los pulmones apenas si tienen mucosidades recubriéndolos, y exponen a la sangre directamente a lo inhalado.

Que quede claro: no es un producto "saludable". No es un producto que beneficie. No es un producto para niños. 

Pero para quienes tengan problemas para abandonar su adicción a la nicotina, es seguramente la opción que los mata menos rápido. Llevo una semana experimentando con uno de ellos, y reporto que hasta el momento no me han inducido ningún problema respiratorio. El sabor que deja en la boca no es muy parecido al del tabaco, que domina todo con su aroma y sabor, sino que es muy tenue. El "golpe" de la nicotina es tan fuerte como lo recuerdo cuando fumaba, pero al usar el cigarrillo electrónico no dejo maloliente mi entorno ni mi ropa, y mi aliento solo huele mal por falta de higiene.

Espero poder convencer a mi hijo de que abandone los cigarrillos tradicionales, y si se siente incapaz de resistir la falta de nicotina, que mejor use cigarrillos electrónicos.

D

domingo, 10 de junio de 2012

"Prometheus (2012)", dir. Ridley Scott

Hacer clic en la imagen para ir a la IMDb
Bueno, entiendo que a Prometeo, la figura mitológica, le achacan la hazaña de haber creado a la humanidad al hacer figuras de barro. Supongo que ese es el trasfondo de la película de estreno de Ridley Scott.

Hoy la vi en uno de esos teatros con proyección digital, sistema de sonido de lujo y en tercera dimensión. Casi tuve que sacar una segunda hipoteca a la casa para pagar la entrada.

Me entretuvo bastante por lo bien realizada que está. Con respecto al aspecto técnico, es una producción impresionante, con una profusión de detalles tal, que pareciera obligatorio ver la película varias veces para poder siquiera comenzar a hacer sentido de todo lo que presenta la pantalla. Es de tanta densidad visual que pareciera golpear al público en las retinas.

El desarrollo del suspenso es bueno a ratos. Durante el último tercio de la función, la tensión lograda es a veces agobiante. Yo por lo general no me emociono mucho con las películas, pero Prometheus me tuvo retorciéndome un rato en la butaca, con tal de poder evitar morderme las uñas.

«¡Sácalo!», gritaba ella, y yo rechinaba los dientes y entornaba la mirada, tratando de aparentar ecuanimidad ante semejante escena. Oh, las grapas…

Pero fuera de eso, de la virtuosidad del logro técnico que representa esta película, la trama me dejó diciendo en mis adentros el comentario típico de Internet: «Meh…».

Se puede resumir la película completa de la siguiente manera: si has visto el avance teatral, has visto muchos momentos claves de la película. Es un largo prólogo a lo que es una obvia serie de películas futuras. Al final, me quedé esperando a que ahora sí comenzara la historia principal. Pero no sucedió. Opino que más bien debería haberse titulado "Epimetheus", pero solo porque soy un nerd…

Mi escala para calificar las películas es la siguiente:
Uno.— «No mames…»
Dos.— «Pinche churro…»
Tres.— «Bueh…»
Cuatro.— «No, pus' chido…»

Esta película es algo especial, y se merece que la califique con un Uno… y con un Cuatro. O sea, vayan a ver esta película. Cómprense unas palomitas de maíz tamaño poca-madre y medio galón de Coca-Cola, porque les van a hacer falta para calmar los nervios las dos horas que dura la película. Y después miéntenme la madre por haberles recomendado que fueran a verla.

D

viernes, 8 de junio de 2012

Update about the new song

Okay. So I've written a little song to go along the little poem I wrote a few days ago. I've recorded the instrumental tracks in GarageBand, and all I've left to do is to coerce my daughter to sing the melody. Then I'll upload the recording here and in YouTube. I've also modified the lyrics a bit. We will see how it goes... 

She looked in me and saw a heart 
Still bereft of hope, and rent. 

She looked at me and found a love 
Mostly torn apart, and spent. 

But she looked at me, 
O, she looked... 

She looked with me, and found a glen, 
Where the forest lived and thrummed. 

She looked with me, now and again, 
Wished that never dusk had come. 

But she looked away, 
O, she looked.

And she looked away, 
O, she looked away… 

D

domingo, 3 de junio de 2012

Cambio de apariencia

Este fin de semana voy a experimentar con nuevos "looks" para el blog. Ojalá que no sea muy incómodo el cambio. Me gustaría que me dejaran en los comentarios abajo si les gusta o no el cambio.

Saludos,
D

viernes, 1 de junio de 2012

Pastelitos

En el trabajo hay una joven despachadora del departamento, que recibe las peticiones del personal del hospital para interpretación del ingles al español y organiza a los intérpretes para que atiendan a esos encuentros pendientes. Pero ese es solo su alter ego, puesto que tiene una personalidad secreta, como superhéroe legendario.

Es la creadora de los pastelitos más deliciosos que he probado.

La repostería es un arte bastante raro. No solo porque es arte que depende de la expresión personal, sino porque también es una ciencia exacta. Nada de ponerle a la receta una "pizca" de algo o un "poquito" de lo otro: no, señor, los ingredientes se miden en microgramos a veces.

O al menos así me parece…

Pero, como iba diciendo, estoy casi seguro que no existe una receta secreta o que ella tenga algún ingrediente misterioso guardado bajo candado y llave. Simplemente tiene "buena mano" para hornear.

Designed by Erica, for D
Entonces, cada que se acerca una fecha conmemorativa la uso como excusa para pedirle que me prepare unos pastelitos dizque para celebrar. En realidad, casi he llegado al punto de no necesitar excusa alguna, sino pedirle que me haga una docena de pastelitos para comerla a escondidas en el carro, antes de llegar a la casa. Por supuesto, una vez llegando a la casa, el resto de la familia ya conoce la calidad de dichos pastelitos y proceden directo a devorarlos.


Buena fortuna: mañana es mi cumpleaños. Voy a comerme toda esta docena yo solo y les comparto la foto solo para que hagan berrinches de no estar aquí, para probar si es cierto lo que acabo de contarles.

D

sábado, 26 de mayo de 2012

But she looked

She looked in me and saw a heart
Still bereft of hope, and rent.

She looked at me and found a love
For the most part deserted.

She looked with me, found a future,
And I trusted our We picture.

But she looked away, she looked away…

D


The other day these lines appeared in my head when I was waking up. Maybe I can write a song around them, I don't know… It's been longer than ten years since I've tried to write a song. Well, maybe I'll give it a go.

viernes, 25 de mayo de 2012

Nuevo compromiso

Traigo un poco abandonado el blog… Dizque me ocupo en la vida real haciendo muchas cosas (o sea que veo muchos vídeos en YouTube y repaso los posteos de Facebook a cada rato), pero prometo de ahora en adelante publicar una entrada cada viernes como mínimo.

No siempre serán relatos pero ya me las ingeniaré para postear algo interesante. O al menos no tan fofo. Bueno, eso digo, ya veremos, dijo Ray Charles.

D

miércoles, 2 de mayo de 2012

Prosofagia 15

¡Ya salió! Prosofagia 15 está disponible. Recomiendo que vayan directo al sitio web de ellos haciendo clic en la imagen:




Y, oh, cielos, que cada vez tiene más páginas esta revista… O sea, pónganse a leerla desde ya.
He dicho,
D

domingo, 22 de abril de 2012

El libro de la vida



A todos los que ya no quieran leer…

El libro de la vida es tedioso y redundante.

Escrito en letras de lo más minúsculas, enumera datos y cifras, describe rincones escondidos, dibuja mapas olvidados y muestra diagramas de pasos de bailes de moda y de antaño. Tantos detalles abarca que nadie podría siquiera alzarlo de su sitio, por lo voluminoso.

Tiene capítulos enteros dedicados a la música, y se rumorea que toda la música de allí proviene: habrá algunas tonadas que sean casi epifanías, pero en su mayor parte son pavadas de estultos.

Fue escrito hace tanto tiempo que nadie recuerda siquiera haber comenzado a leerlo, y uno siempre termina distraído con esas descripciones de cajitas de obsequios, flores secas prensadas sobre poemas y algunos rizos sedosos atados con listones de colores que aparecen sin motivo entre capítulos; son justo el tipo de pequeños trofeos que todos nosotros somos demasiado chicos para entenderlos…

Y mi único rezo es que quieras leerme más páginas, aunque no puedas saltarte ni un solo renglón.

D




lunes, 16 de abril de 2012

Secuela del "Homo Eternus"

Decidido: el nuevo proyecto mayor que realizaré será escribir una secuela de la serie "Homo Eternus", la cual cuenta con las novelas cortas "Saciedad", "Finitum Capax Infiniti" y el epónimo caligrama "Homo Eternus".

Ahora bien, el problema principal es que no sé si me convenga más tratar de imaginar una continuación de la historia de Giovanni Wingrove, protagonista principal de "Finitum Capax Infiniti", o si me conviene escribir sobre alguna otra cosa intermedia entre los sucesos de la segunda novela corta y el caligrama…

Bueh, ya veremos qué se me ocurre.
D

domingo, 8 de abril de 2012

Reseña de mi libro Kindle "El desperdicio"

Estoy muy contento porque Esther (muy conocida en foros literarios, y por ser parte de la revista literaria "Prosofagia" y del grupo literario "La Tribu 11") recientemente publicó una reseña sobre mi libro Kindle "El desperdicio", en su blog "Necesidad y azar".

Los invito a que lean la reseña, y que visiten a Esther en su blog. También sería buena idea que lean unos cuantos ejemplares de "Prosofagia". Y también que consigan su copia del libro "Necroslogía", publicado por "La Tribu 11". No tienen desperdicio, como dijeran en la virtualidad…

D

domingo, 25 de marzo de 2012

Hasta cuando oiga tu canto

El comienzo y el final de cualquier día… y el tiempo a gatas, y la noche se escabulle caminando de un lado al otro en la habitación: Kronos mismo ahuyenta a todo sueño. Semanas, meses, temporadas: bandadas de aves en fuga, sin tu sombra en el dintel, y la calina de mis noches febriles es la mesura del silencio de mis días. El ensueño de esa penumbra es tu presencia, y en momentos de luz solo encuentro tu ausencia.

Años como mareas, y la aridez del tiempo nos sigue, y las marcas de sequías sobre el malecón son los verdugones sobre mi alma; se puede vivir, aunque nunca completo…

Ah, y la música, nunca la tuya, en burla me incita a la búsqueda, sabiendo de antemano que no he de encontrarte…

Al barranco con la esperanza: al olvido con los sueños: que fallezcan…, ¿de qué me sirven? He de ser menos de la mitad real, hasta cuando oiga tu canto.

D

viernes, 24 de febrero de 2012

Textos recalentados

Recientemente he estado publicando de nuevo textos que publiqué en el pasado… No, no significa que se me haya terminado la inspiración. Solo pasa que retiré muchos de mis textos del blog para recopilarlos en una colección que se llamará "Lunetas para la muina", y que publicaré en Kindle.

Pero estos pocos textos "recalentados" los he puesto por motivos sentimentales o para contribuir con otros proyectos.

Quizá les interesaba saberlo…

D

domingo, 19 de febrero de 2012

Predícame la despedida

… para algún abuelo


La singular compañía en algún momento; lo único que importaba: fuiste amistad y familia hasta que el mundo se tornó en esquirlas. A veces, el deseo realizado de que estuvieses presente de nuevo —negando lontananza— pareciera apenas a la distancia de un ensueño. Así también el anhelo de esa voz que, con certeza, no se escuchará más.

Pero magras quimeras de retornos no me han de impulsar a realizar todo de lo que me creíste capaz.

Campanas que doblan; ángeles con gestos de mármol; frialdad monumental; concomitancia errada: fuiste gentil y afectuoso. Días colmados de querellarse contra las lágrimas, ¿que nunca muere el pasado?

Que otra vez estuvieras aquí, fugaz, siquiera, aún con la plena conciencia del adiós puntualizando cada frase… Ensayar perdones, lograr la hazaña de la vida; me darías fortaleza para intentarlo.

Ninguna evocación más, nada de llanto a escondidas: que descienda la ceguera sobre los años perdidos… Predícame la despedida.

D

viernes, 17 de febrero de 2012

Despertando (que es gerundio)

Despertando (que es gerundio)
Abriendo los ojos y desperezándose incómodo por la pesadez de malos sueños llenos de persecución y piernas impotentes, dándose cuenta de inmediato de que todo era igual pero diferente, se tardó unos segundos en aceptar lo que veía. O, mejor dicho, lo que no veía pero debería haber visto: El mundo.

Alrededor, y de una manera tan insistente que no podía distinguir con precisión el fin de su entorno y el comienzo de sí mismo, había un vacío total. Era una nulidad luminosa, que su mente de inmediato reconoció como una falta total de todo, hasta de obscuridad. Una diafanidad que se extendía hasta adentro de sus ideas.

Pero, una vez aclimatado a esa falta de todo, desconcertante en su totalidad, reconoció que no era homogénea sino que tenía una concentración de algo, una eclosión de un punto de solidez que aparentaba estar enfrente, a un lado, al otro, arriba, abajo, detrás, debajo y por encima, todo al mismo tiempo, sin que pareciera disparatada la idea de encontrarlo precisamente allí.

Era la imagen de un punto, si se pudiera imaginar un algo sin espesor, grosor ni altura. Era un sitio en la nada que evitaba detalles y pareciera definirse por su falta de ausencia. Y, al intentar alcanzarlo (¿pero alcanzarlo cómo, sin miembros o cuerpo, siendo tan solo una idea de sí mismo?), sintió (quizá) un tirón violento a lo que hubiera sido su escroto, una sensación de ráfaga repentina, un estrechamiento y presión dolorosos…

Despertando, abriendo los ojos y desperezándose incómodo por la pesadez de malos sueños olvidados, dándose cuenta de inmediato de que todo era igual pero diferente, se tardó unos segundos en aceptar lo que veía: El mundo.

D




Mil disculpas a Nozick, Nietzsche, Barkley, Kant, Descartes, Baudrillard, Kierkegaard y Wittgenstein, entre muchos otros. Y a mi perra, por tener que oirme declamar este cuento una vez tras otra.

martes, 14 de febrero de 2012

Man doth protest overmuch, methinks

To my wife, for Valentine's

The rose is red, the violet's blue,
The honey's sweet, and so are you…

Such bromide, inane, tiresome pap
Only uttered by those most apt
To be labeled deficient or
A bore,
—Can only be pronounced
With a straight face and a true heart
By those who have not experienced
Much of life, all it's welts and warts.
As for me, too long in the tooth
and at times my soul in squalor,
I can only attest that, yea, true,
Indeed, such flowers, such colors,
And I am nothing without you.

D

viernes, 10 de febrero de 2012

"Llámame", sí, cómo no…

Bueno, pues resulta que ahora tengo un número telefónico nuevo, aparte del móvil, y el servicio es a través de Google Voice. No sabía cómo hacerlo funcionar hasta hace un momento, y entonces he puesto un gadget aquí, en el blog, para que me puedan llamar por teléfono gratis (mientras sea llamada en los EE.UU.; supongo que les cobran la larga distancia a ustedes si me llaman de otro país, sorry!).

Cuando esté conectado a la Internet en mi casa intentaré estar al pendiente de este número, a ver si de vez en cuando "chateamos" de voz.

Saludos,
D

martes, 7 de febrero de 2012

"El legado", de Blanca Miosi

Haga clic en la imagen
 para comprarlo en Amazon
Apenas el fin de semana pasado terminé de leer este libro, El legado, de la famosa autora Blanca Miosi.

Es un libro de ficción histórica que hace muy buen uso de todos los huecos y brechas que existen entre los hechos históricos de los conocidos personajes que aparecen allí. Claro, no existen próceres ni monstruos en el mundo que se les haya documentado cada instante de su vida… Entonces, la autora entreteje la trama allí, en esos nichos posibles, y dota a la fantasía que nos relata de un posible aire de realidad.

Pero más que la posible factibilidad de los hechos relatados en la novela, lo que logra dotarlo de ese dejo a memoria olvidada es la abundante evidencia de que los protagonistas tan solo eran humanos (y se podría decir esto, en especial, de los antagonistas). Es la coherencia de su proceder, y sobre todo la de sus flaquezas y debilidades, la que nos permite imaginar que los personajes que conocemos dentro de las páginas alguna vez caminaron en nuestro mundo.

Dos cosas en particular me parecieron notables en esta novela.

La primera es que hay un vaticinio que agobia a cada uno de los protagonistas y antagonistas, mas no obstante nunca se menciona ni completo ni en su contexto. Es decir, no existe escena alguna donde aparezca articulado por su oráculo, o donde se explique cómo o qué condujo a su pronunciamiento. Eso me trajo gratos recuerdos de otros autores que han usado el mismo dispositivo para crear una coherencia interna y dotar al mundo que han creado con su pluma de sus propia vida secreta, que al final y al cabo es tal y como sucede en el mundo real. Entre otros, Frank Herbert, Bruce Sterling y David Wingrove han hecho lo mismo.

La segunda es el desenlace de la novela, que no voy a mencionar con detalles aquí, pero que me demuestra que la autora todavía tiene confianza en sus lectores, y les ofrece ese final como un obsequio, como diciendo «hasta aquí llegó mi pluma, lo demás corre por su cuenta».

Hay algunos detalles que me parecieron desafortunados, pero no lograron disminuir casi nada la placentera experiencia de haber leído el libro. Por ejemplo, existen algunas erratas, pero me atrevo a pensar que solo existen en la versión Kindle. También, hay dos o tres ocasiones en las que, sin requerirlo la trama, el registro del lenguaje usado cambia notablemente y solo por dos o tres oraciones.

En resumen, es un libro que recomiendo leer a todo el que disfrute de dejar volar la imaginación y preguntarse de vez en cuando: «¿qué pasaría si tal o cual cosa hubiera sucedido de esta otra manera…?»

D

jueves, 2 de febrero de 2012

Zombicalipsis (para Pepsi, porque sí)

Jiang Shi Pérez comenzó hoy a sospechar que había fracasado de manera total y espectacular en el acto de morir en definitiva…

Cada día despertaba a la misma hora después de haber dormido mal y poco cada noche, y de haber soñado las mismas pesadillas amorfas e insondables. Después de levantarse, se cepillaba los dientes y se enjuagaba las legañas antes de evacuar cada mañana. Se desayunaba una taza de café con una rebanada de pan tostado sin mantequilla, y entre mordisqueo y sorbo posaba sin interés la vista en las noticias del periódico, que le informaban las mismas noticias que ayer o antier, aunque con distintas letras: política y crimen, guerra e injusticia. Por costumbre completaba el crucigrama, y le parecía haber escrito las mismas palabras pero en otro orden el día anterior, o algún otro día o quizá hoy mismo…

Camino al trabajo se topaba con los mismos embotellamientos de tráfico en las intersecciones habituales, y se aparcaba en el mismo espacio en el estacionamiento. Saludaba con timidez a la recepcionista, y de pasada revisaba de reojo si la minifalda de ella seguía perdiendo su lucha heróica por cubrir siquiera otro centímetro cuadrado de muslo. En su cubículo, se pasaba gran parte del día realizando las mismas faenas que ayer o antier o cualquier otro día. En sus ires y venires a la cafetera y al garrafón del agua entablaba el mismo ritual de siempre, que se hacía pasar por conversación: esperaba con paciencia a que la otra persona terminara de hablar para que él pudiera decir lo que tenía en mente, aunque no siempre encajara bien lo dicho por uno con lo del otro.

Ya de regreso a su casa, miraba absorto las telenovelas que su señora esposa escogía ver toda la tarde, mientras él era la mente de un perro persiguiendo su propio rabo. La cena preparada aprisa, entre anuncios comerciales, a veces le dejaba algún mal sabor en la boca, pero no recordaba cuándo. Cuando se sometía al acto sexual, que por infrecuente debería ser memorable, apenas si le aceleraba el pulso durante los pocos minutos que duraba…

Jiang Shi Pérez comenzó hoy a sospechar que en algún momento de su vida, cuando todavía la vista le pintaba el mundo con colores vivos en la mente y el resto de los sentidos eran llamarada, cuando la esperanza era algo más que meras cuatro sílabas, cuando la inmediatez de los sueños estaba todavía a menos de un palmo de distancia, él murió. Pero no en definitiva. Fue casi completamente muerto total integral global, pero no mucho, o no tanto que no lo notara. Y esa situación postvida, o de necropsia pública, o de discapacidad vigorosa, lo dejó inerme ante cualquier negromante de pacotilla: cualquier gobierno, cualquier corporación, cualquier mujer…

Al siguiente día, Jiang Shi Pérez despertó a la misma hora después de haber dormido mal y poco en la noche.

D

jueves, 19 de enero de 2012

Necroslogía

Pues han de saber que unos tales La Tribu 11 (acompañados de un monki bastante pizpireto) han publicado un libro llamado Necroslogía.

Yo, ni tardo ni perezoso, cuando me enteré de la noticia de inmediato descargué la versión en *.pdf porque es gratuita y tengo uno de esos Kindle Fire, donde se puede leer con mucha comodidad.

Claro, no he leído todo el libro, y por lo tanto no ofrezco ninguna reseña por el momento.

Pero puedo decirles que de seguro ha de resultar divertido y hasta emocionante leer todos los cuentos que figuran en esta antología. Se los puedo asegurar, así, con la mano en la cintura, a pesar de apenas haber confesado que no he leído el libro, por motivo de que he conocido a muchos de los autores que aparecen allí. Han sido compañeros de aprendizaje en esta odisea que es el mundo de las letras en la virtualidad. De los que me acuerdo, todos siempre tenían alguna técnica interesante en sus relatos que copiaba en cuanto tuviera la menor oportunidad.

Pero no me crean, total, que bien pudiera estarme basando en mi afecto por muchos de ellos. Mejor formen sus opiniones personales y lean con detenimiento cada uno de estos cuentos.

Quien quiera leer el libro puede descargarlo gratis AQUÍ.

Y si quisieran comprar una copia impresa, háganlo ACÁ.

He dicho.
D

lunes, 2 de enero de 2012

Prosofagia 14

Así es, compañeros: Prosofagia 14 ha sido publicada. Así que aparten un buen rato para leerla con calma, que en esta ocasión consta de ciento cuarenta y ocho páginas. 

Si quieren, pueden comenzar a leerla en el relato que se titula "La cima del círculo", escrita por un servidor. 

 D

¡Mini WordReference!

Entradas populares