sábado, 31 de julio de 2010

Nuevo experimento

Amigos del blog:
Les anuncio un experimento. Resulta que he visto que algunos blogs y canales de YouTube tienen su propio foro donde se reúnen a platicar de asuntos varios.

He decidido crear un foro para el blog "Leve desliz hacia lo insano". Los invito a que pasen y se registren como usuarios. Este foro será un poco distinto a todos los otros que en algún momento he creado o administrado. Este foro no tiene ningún tema en particular. Es nomás para que mis amables lectores pasen y creen un espacio virtual donde se platiquen los unos a los otros. Digamos que es una especie de sitio social, pero en una escala muy modesta.

Como sea, bienvenidos y nos vemos por allá. O por acá, preferiblemente… Les dejo el enlace en la imagen abajo, y pueden acceder al foro en la página del blog que aparece bajo el encabezado principal. Saludos,

D

Visit our Forum!

jueves, 29 de julio de 2010

Nuevo diseño del blog

Pues les traigo un nuevo "look" al blog. Espero que poco a poco adquiera un poco de claridad y que mis lectores no sientan como que entraron a una trifulca al venir a visitarme.

A ver qué tal les gusta.

D

miércoles, 14 de julio de 2010

Nuevo vídeo en mi canal de YouTube

Queridos Tubbies:

He decidido que no voy a seguir subiendo aquí mis vídeos de YouTube porque no quiero arruinarle el navegador a quien no tenga conexión rápida a Internet. Mejor nomás les aviso que ya puse un vídeo nuevo y les doy el enlace de mi canal, para que vayan y exploren todos los miles de vídeos que he creado…

Bueno, no es cierto, apenas llevo como ochenta…

Como sea, vayan a mi canal y suscríbanse, sean mis amigos, hagan clic en "me gusta" y déjenme comentarios.

¿Estoy rogando mucho?

THE WORST WORD-GURU

D

lunes, 12 de julio de 2010

Yah, its a Multiverse!




¡El nuevo show! Vaya, nomás me tardé como tres meses en realizar el concepto. Bueno, pues disfruten, si se aplicara la palabreja…

D

domingo, 11 de julio de 2010

Los cimientos

Sección SEA BUEN ALBAÑIL, de la revista literaria Prosofagia

Los cimientos


[…] si el colegio exigía precisión no era por pedantería, ni mucho menos por una disciplina moral arbitraria, sino una gentileza, una delicadeza. Empecé a ver que el lector que pierde los aspectos sintácticos de un poema también está perdiendo aspectos poéticos.

—C.S. Lewis


De acuerdo, entonces: lo más importante al erigir una mansión de letras son los cimientos. Pero en realidad hay que prestar atención a otros detalles adicionales antes de empezar a cavar una zanja y tratar de colar las columnas de soporte. Hay que saber si el terreno donde nos disponemos a construir es el adecuado. Tenemos que conocer la calidad del lote.

En nuestro caso, con respecto a “la escribida”, podríamos decir que los cimientos y las herramientas con las que construiremos nuestros fantásticos castillos en el aire son las reglas gramaticales del idioma. Pero el terreno donde haremos esto es el idioma mismo. ¿Qué conocemos sobre nuestro lenguaje? Quizá sepamos hablarlo bien. Tal vez hasta lo escribamos mejor. Pero, al
menos en mi caso particular, recientemente me enteré sobre sus orígenes y algunas de sus peculiaridades. Pienso, pues, que quizá sea edificante repasar algunos de estos datos olvidados o desconocidos.

Resulta que todo esto es culpa de los romanos.

No, no es ningún non sequitur. Es la pura verdad. De hecho, ¿sabían que la primera gramática latina la escribió Julio Caesar? Aparte de abogado astuto y militar consumado, era superdotado en eso de los idiomas. Pero como decía, los romanos sometieron bajo su dominio a la mayor parte del mundo europeo y al Oriente Medio por más de mil años. Después hicieron lo que todo
imperio en la historia del mundo ha hecho y se disiparon en su decadencia, mientras los pueblos celtas, germánicos y eslavos iban ganando terreno en las provincias más apartadas y las provincias centrales iban cayendo presas ante invasiones extranjeras. Claro, mientras mantuvieron su poderío impusieron el idioma oficial del Imperio sobre todos, exigiendo que cualquier discurso legal y “válido” fuera en latín formal. Durante este tiempo sus soldados y mercaderes pululaban por los países, hablando su versión vulgar del idioma, sembrando
raíces del latín en muchos idiomas europeos, y acarreando palabras estrafalarias y alienígenas de otros idiomas a todos los rincones del Imperio.

Por supuesto que en las provincias abandonadas del Imperio la gente comenzó a desarrollar su dialecto local, y al asimilar muchos vocablos latinos y extranjeros fueron incorporando y adaptando la estructura del latín a su dialecto, mientras que al mismo tiempo terminaron modificando y transformando sus idiomas en algo nuevo.

En la Península Ibérica, la antigua Hispania, hubo otro suceso que
tuvo gran influencia en el desarrollo del idioma. Aparte de encontrarse a la deriva tras la caída del Imperio romano en el siglo V y que durante tres siglos hubiera otros pueblos y lenguas que fueron influyendo sobre el latín vulgar hablado en la Península, en el siglo VIII los musulmanes invadieron la región. Esto la dividió en dos zonas lingüísticas. En la zona de al-Ándalus se hablaron dialectos romances mozárabes, árabes y bereber. Y en la región del centro
norte, donde pocos años después se formaron los reinos cristianos, comenzó la evolución divergente del idioma que resultó en las modalidades romances catalana, navarro-aragonesa, castellana, astur-leonesa y gallego-portuguesa.

Luego, al final del siglo XI comenzó la denominada nivelación o asimilación lingüística entre estas lenguas (sin olvidar que el vascuence tuvo también gran influencia en ese desarrollo), pero principalmente entre las de la zona central de la Península, lo que dio como resultado el idioma hoy conocido como español o castellano.

Claro, no se pueden resumir mil años de historia en cuatro párrafos ni incluir todos los otros sucesos importantes de esas épocas, como el desarrollo de los otros idiomas importantes en esa región que mantienen hasta hoy presencia y relevancia, y por eso recomiendo que cada lector interesado consulte en sitios confiables en Internet o en su biblioteca local los detalles
concernientes a este período histórico. Sobre todo porque faltaría repasar otros mil años de historia hasta llegar al presente, para poder llegar a conocer el panorama general de nuestro idioma en la actualidad.

Así comenzaríamos a conocer bien el terreno donde hemos de construir nuestros fabulosos torreones léxicos.

D

miércoles, 7 de julio de 2010

Fui entrevistado por la famosa autora Blanca Miosi

Conociendo un poco a D

D, un asiduo participante de Prosófagos y colaborador de Prosofagia, ha retirado esa especie de valla invisible que lo rodea como un halo y ha permitido que me asome a su vida.

—¿Qué es lo que más te gusta de Prosófagos?
—Supongo que es el “ambiente” que hay de cortesía y amabilidad entre los usuarios a pesar de que pueda haber desacuerdos y críticas aguerridas sobre los textos presentados allí. Es difícil encontrar un sitio así en Internet, ya que a menudo los foros se degeneran en contiendas sin cuartel por motivo de choques de personalidades, y después ocurre el inevitable cisma de las
facciones. O al menos así ha ocurrido con los foros que he conocido. Pero pensándolo mejor, el único factor común en todos esos foros era yo… Caramba…

—He leído dos de tus obras: Princesa azteca y Homo Eternus, ambas de gran contenido fantástico, ¿las has presentado a alguna editorial?
—A pesar de que pregono a los cuatro vientos que estoy en el proceso de iniciar mi arremetida contra las casas editoriales, la verdad es que he avanzado muy poco. Quizá me falta “empuje y contundencia”. Pero estas obras que mencionas, a falta de mejores opciones, las he publicado gratis en forma de blog, disponibles a todo lector. Es que, si no he de obtener riquezas, me
conformo con la fama… O al menos con la notoriedad.

—¿Qué piensas del mundo editorial mexicano?
—Desconozco los particulares, pero me han comentado personas que conocen de estos menesteres que, en apariencia, México es de los pocos países donde siguen apostando al talento nuevo e innovador. Supongo que eso significa que la literatura experimental realmente tiene pocas esperanzas de publicarse en el resto de los países hispanohablantes.

—Según algunos estudios México es el país donde más se lee en America Latina. ¿A qué crees que se debe?
—En realidad poco conozco de mi patria natal, qué vergüenza…, pero me atrevo a opinar —sin fundamento alguno, claro— que las raíces de esto pudieran encontrarse en el hecho de que, al ser la sede del Virreinato, México gozó de más patrocinio cultural de parte de los conquistadores, mientras que al resto de Latinoamérica se le mantuvo en la más abyecta pobreza y sumisión. Y
quizá eso se manifieste en el presente con la lectura. Pero puedo estar completamente equivocado en eso, repito.

—¿Tienes afición por el cine? Me refiero a estar detrás de las cámaras.
—Tengo interés y curiosidad sobre el proceso creativo y las técnicas cinematográficas, sin embargo mi afición al cine es más bien como espectador. Creo que conocer algunos detalles de los retos superados intensifica el placer de mirar una buena película. Y hasta convierte a las malas películas en buen ejercicio intelectual.

—En tu artículo «Sobre la albañilería» (Prosofagia Nº 7) das unos datos sorprendentes, ¿qué futuro crees que tiene el idioma español?
—Creo que en un futuro cercano el español deberá abandonar su vieja ilusión de que es un idioma preceptivo, y aceptar el reto de convertirse en un idioma descriptivo, en la lengua de un pueblo pluralista, en un lenguaje mundial. ¡Vaya! Supongo que su destino es ser el nuevo inglés. O quizá el otro chino.

—¿En qué idioma te sientes más cómodo leyendo?
—En inglés, por supuesto. Este… perdón, el “por supuesto” fue presunción de mi parte de que los lectores estén ya enterados de que he vivido en los EE.UU. por más de veintitrés años, y que los últimos años de preparatoria y la pila de clases universitarias que he cursado han sido todas en inglés.

—¿Cuáles son tus autores favoritos? ¿Por qué?
—Ja, ja, ja… Te voy a dar una respuesta que suena evasiva, pero es nomás la puritita verdad: mis autores favoritos son todos a los que les he leído libros completos. De los que no me gustan ni siquiera termino sus libros. Y la razón es porque de todos y cada uno de ellos he aprendido algo nuevo sobre el lenguaje, sin importar el idioma en que los haya leído.

—¿Qué papel crees que juega Estados Unidos en las tendencias literarias?
—Bueno, los EE.UU. siguen siendo el Juggernaut económico-político-militar de nuestro tiempo, y por ende: lo que nos venden, compramos. Pero al menos parece que a pesar de la crisis financiera, las casas editoriales en este país siguen tratando de proveer literatura para todos los gustos posibles. Mientras que así sea, la experimentación en la literatura, tan necesaria para el avance y la evolución de los idiomas, seguirá ocurriendo aunque sea poco a poco.

—¿Cuál es el país con el que más interactúas en el ámbito literario?
—Argentina, por ser sede de Prosófagos, que es la única ventana hacia lo literario que he tenido durante los últimos dos años.

—¿Qué piensas tú que aportan los foros literarios a las personas aficionadas a las letras?
—Opino que estamos ante una nueva situación nunca antes posible, donde los autores y los lectores colaboran en la edición del texto final a través de estos foros. Y entonces los aficionados a las letras gozan hoy en día de un nivel de recursos que hasta hace diez años hubiera sido imposible obtener: información sobre las normas del idioma, que está disponible en todo momento, y las opiniones y sugerencias de ambos, autores y lectores, casi desde el
momento mismo de la creación de un texto.

—Gracias, Daniel, por tan interesantes puntos de vista.

Daniel Franco actualmente es intérprete profesional medico de inglés a
español en un hospital pediátrico en Dallas, Texas, EE.UU. Casado, padre de
dos niños y dueño de una perra. Administrador del blog: http://
levedesliz.blogspot.com



Lea la entrevista en el octavo número de la revista literaria Prosofagia. Blanca Miosi es una famosa y reconocida autora de novelas que participa en el foro literario Prosófagos.

D

¡Mini WordReference!

Entradas populares