lunes, 30 de agosto de 2010

Más noticias del foro

Estimados lectores del blog:

Quizá no fui muy claro cuando les platiqué sobre el foro de este blog. Resulta que si se fijan en la barra superior, hay un recuadro pequeño que dice "¿Foro?". Si hacen clic allí se irán a la página del foro de este blog.

Este foro tiene como finalidad tratar de crear una pequeña comunidad virtual de los lectores de este blog.

Por lo general, en los blogs uno publica temas y los lectores dan opiniones, por lo general amables y positivas. Pero para abrir una comunicación más profunda donde los lectores puedan también exponer temas que les interesan a ellos, entonces el foro cumplirá la función de permitir ese tipo de intercambio de ideas, sin que estén relacionadas directamente con los temas de este blog.

Sin embargo, hay que hacer otras aclaraciones: si es usted "seguidor" de este blog (aparte de que se lo agradezco infinitamente) no significa que ya está inscrito en el foro automáticamente. Es necesario que se registre en el foro, si quisiera ser parte de esa comunidad.

Pero resulta que una de las peculiaridades de ese foro es que permite a los visitantes abrir temas sin que se registren. Así es: si usted prefiere visitarnos en el foro sin registrarse, aún así es posible que abra un tema de discusión.

Agradecería su participación, pero más se lo agradecería si decidiera formar parte de esta pequeña comunidad virtual incipiente.

Gracias,
D

sábado, 28 de agosto de 2010

Las herramientas y los materiales

De la serie de ensayos "Sea buen albañil", que aparecen en la revista literaria "Prosofagia".

En vista de que este tema del terreno de construcción —nuestro idioma español— es muy extenso y apasionante, mejor hagamos una pequeña pausa en nuestra exploración de ello. Y aprovechemos esta oportunidad para definir algunas de las herramientas y materiales que todo buen albañil debe esgrimir con pericia.

Primero hablemos sobre la gramática. ¿Qué es? Resulta que si nos hemos de fiar del diccionario de la Real Academia Española entonces es «la ciencia que estudia los elementos de una lengua y sus combinaciones». Pero también la define como «el arte de hablar y escribir correctamente una lengua». De inmediato surgen dos dudas: ¿es ciencia o es arte, entonces? También, cuando dicen “correctamente”, ¿no es un poco demasiado engreído de su parte? Pero meditemos. Si la gramática es una ciencia, entonces estamos hablando del «conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales», de acuerdo al diccionario. Pero si fuere un arte se podría suponer que su valor es estético y por lo tanto subjetivo, de acuerdo a los requerimientos de quien la use. Sin embargo no es así. Casi desde que se comenzó a formalizar el idioma ha existido la idea errónea de que un hablante nativo de la lengua no necesita saber de gramática, puesto que sabe hablar su propio idioma desde que apenas era un párvulo. Pero la realidad es que no es suficiente hablar el idioma. Es menester expresarse con claridad y precisión, y por eso es indispensable conocer la gramática. Al final de cuentas, el diccionario tiene razón: la gramática es el arte de hablar bien. Y es toda una ciencia porque la manera como se establece la pauta para hablar bien es a través de lineamientos y normas. Algunos de estos lineamientos tienen la suficiente flexibilidad para acoger las peculiaridades del habla cotidiana de cada persona, y algunas de las normas son inapelables, pero porque nos permiten reconocer el terreno firme donde todo el que hable español podrá echar cimientos y levantar muros de palabras. Entonces, cuando la Real Academia Española define la gramática como el arte de hablar y escribir correctamente no lo hace porque juzgue inferiores a otras maneras de usar el lenguaje sin acatar las normas, sino porque reconoce que esa claridad y precisión de hablar y escribir bien solo se puede lograr acatando dichas normas.

La gramática logra ser ciencia y arte porque en realidad consta de dos partes. La primera se enfoca en el número, propiedad y función de las palabras, mientras que la segunda trata sobre el orden y concierto que deben tener entre ellas para expresar toda idea con claridad.

Así como la albañilería cuenta con miles de herramientas y materiales específicos para usos esotéricos y detalles peculiares, la gramática también se vale de muchos recursos para el buen uso del lenguaje. Sin embargo es posible resumir la miríada de particulares al describir su uso general, por ejemplo: habrá destornilladores planos, de cruz, hexagonales, etc., pero son todos destornilladores. Hagamos lo mismo con el idioma y sus partes. A grandes rasgos se puede decir que el lenguaje consta del habla. El habla es un conjunto de palabras acomodadas en un orden específico que permite expresar ideas. Al conjunto de palabras las llamamos oraciones o sentencias, y a las palabras las clasificamos de acuerdo a su uso general o a su estructura. En español tenemos varios usos generales para las palabras. Pueden ser nombres, pronombres, artículos, verbos, participios, adjetivos, adverbios, preposiciones, conjunciones o interjecciones. De todos estos tipos de palabras, las más importantes en el lenguaje son los verbos. Así como todo buen albañil sabe discernir entre las partes indispensables de un edificio y las florituras superficiales, quien quiera hablar y escribir bien en español debe aprender a reconocer que las herramientas y materiales esenciales del idioma son las oraciones determinativas. Estas incluyen un verbo, su complemento directo, complemento indirecto y, en ocasiones, un sujeto. Es decir, palabras que describan una acción y que contesten las preguntas ¿qué?, ¿a quién? y, si fuera necesario, ¿quién? El resto de las palabras que no sean parte de una oración determinativa serán complementos circunstanciales que, aunque proporcionen información adicional, no son esenciales para expresar una idea.

Es posible que al meditar sobre tantos detalles, un escritor se sienta como albañil novato apabullado por una gran pila de materiales variados y exóticos, y al pie de un gran estante lleno de herramientas de alta precisión y usos únicos. Y tendrá razón en imaginarse que va a tomar larga práctica y sudoración hacer buen uso de todo eso. Consuélese, pues, pensando que es necesario para erigir castillos y palacios primorosos. O confórmese con solo saber levantar chozas y cobertizos el resto de sus días.

D

miércoles, 25 de agosto de 2010

Cuentos narrados por D

He aquí una colección de narraciones, en la voz del autor. Disfruten, si procediera la palabreja…







martes, 24 de agosto de 2010

Sobre autoexilios…

Así es, estimados lectores del blog, son ciertos los rumores: ya no estoy afiliado al foro literario Prosófagos. Por lo tanto, tampoco estoy cooperando con la revista literaria de ese foro, la famosa Prosofagia, ni tampoco estoy a cargo del portal del foro ni del blog multimedia. Mis relatos ya no aparecen en el foro… excepto que creo haber dejado allí mis intentos chambones de poemas. Pero está bien así, que me da pereza ir a buscarlos para retirarlos de circulación.

Los motivos son simples y nada dramáticos. Recientemente se me hizo notar claramente que mi idea de cómo participar en ese foro era insuficiente. Resulta que todo este relajo de ser escritor yo me lo tomo como uno más de mis múltiples pasatiempos. Por lo mismo, en ocasiones las cosas que se me ocurren escribir pudieran ser o parecer anacrónicas, iconoclastas, anárquicas o hasta insultantes. Y lo son, supongo.

Pero en el foro litarario Prosófagos concurren personas que sienten una pasión por la Literatura que los motiva a intentar cada vez mejorar más y más su pericia como escritores. Comprendo que es una distracción tener personas merodeando en el sitio que no comparten el mismo enfoque.

Yo no siento pasión por la Literatura. Me estimula intelectualmente, y quizá tenga un poco de aptitud natural para escribir textos a veces coherentes y quizá en ocasiones hasta estéticamente agradables. Pero no me apasiona. De hecho, quisiera encontrar una casa editorial que publicara mis textos simplemente por satisfacer mi vanidad y por los ingresos adicionales que pudiera recibir. O sea, mis motivos no son puros. No son los de un artista.

Por eso pienso que sea más provechosa mi ausencia de ese foro, que mi presencia desenfadada y caprichosa. Sea, mi autoexilio por el bien de la Literatura.

Bah, qué mártir, ni qué ocho cuartos…

De seguro es un berrinche pasajero de esos que me dan a veces.

Bueh, en algo me tengo que entretener, supongo.

D

martes, 17 de agosto de 2010

Crece el foro. ¡Aplausos, carambas!

Visit our Forum!

Así es, tal como lo leen: la membresía del foro de este blog se ha triplicado el día de hoy.

Es decir, ya somos tres tristes tigres…

Bueno, pues a ver si nos hacen compañía. Suscríbanse a mi foro, los invito. ¿Qué hacemos allí? Bueno… este… no, pus' nada, realmente. Hasta el momento el foro no tiene ninguna meta específica, excepto crear una mini-red social para los visitantes de mi blog. Por lo general es al revés, que los foros tienen blogs para lucimiento de ciertos miembros. En mi caso, todo está de cabeza. También lo del foro…

Bueno, ya saben, suscríbanse al foro, o al menos sigan visitándome aquí, en el "Leve desliz hacia lo insano".

Saludetes,
D

sábado, 14 de agosto de 2010

Yah, it's a medley, ya hear?

Continuando con mi obsesión por esas canciones que deberían estar en los labios de todos los enamorados, sin importar su edad, en este vídeo arriesgo cuerdas vocales y pneumonía incipiente con tal de grabar otras cuantas canciones del maestro Álvaro Carrillo.

Aquí está el enlace, para que por favor me visiten en YouTube.

Yah, it's a medley, ya hear?


D

martes, 10 de agosto de 2010

Yah, it's a song

Miren este vídeo:

Yah, it's a song

Resulta que hace un tiempo me propuse grabar canciones de la época de oro de los boleros pero que son poco populares hoy en día.

Mi cuata virtual, Simetha, me sugirió la canción del maestro Álvaro Carrillo, "Como un lunar". En ese entonces dije que no estaba listo para hacer complacencias, pero he cambiado de opinión.

Si les gusta, agradezcan a Simetha. Si les choca, entonces pues se desquitan con ella, ¿sale y vale?

Bueno, pero recuerden:

"You're an Awesome Show Subscriber!"

D

martes, 3 de agosto de 2010

Topic: You've just been Incepted...

Peeps,

D (prose.o.plasia@gmail.com) wanted you to check out the following topic on Leve desliz:

You've just been Incepted…
http://levedesliz.proboards.com/index.cgi?board=general&action=display&thread=5

Personal message from D:
Hey, check out this thread!

--
Leve desliz
http://levedesliz.proboards.com/index.cgi

Ah, "Inception", the 2010 movie, written and directed by Christopher Nolan, starring Leonardo di Caprio and an assortment of good, young actors. And Watanabe, the legend. While I wait for the chance to watch this movie again, let me talk to you about it for a little bit.

But I gotta tell you, that in order to talk about the movie at any length, some spoilers are unavoidable. So, if you haven't watched the movie, avoid reading about it and go at it with a fresh perspective.

The reason why I say this is because this is the kind of movie that plays fast and loose with the audience's perception of the plot. It is quite possible that Christopher Nolan, at the helm of this flick, did it on purpose: he allowed for enough "flexibility" in the plot so that a number of interpretations could be all correct without major contradictions.

As a matter of fact, there is a website somewhere that goes into great detail with six different explications of the meaning of the "Inception" movie. (I will include a link, if I find it later on…)

This is a movie that is polished almost in the same way that it is shallow. But I will come back to this point a bit later. In describing the way it looks, well, it is very pretty to look at, without commiting the cardinal sin of looking glossy or painterly. It is not an ode to technological prowess, like the Matrix Trilogy, or a moody transcription of futuristic noir, like Blade Runner. But in spite of having a very ordinary and analog feel to it, it induces the sensation of looking at a very finely crafted piece of clockwork, and you can sense that if you were to lift off the lid, you would see about a zillion tiny gears dancing in happy syncopation. And that works very well to sell you the world in which it unfolds. Its homely and unobtrusively pretty looks help you to simply accept the fact that there is some sort of magical box that allows you to share dreams with people, or that some people in fact can keep a conscious chokehold on the free-floating mess of the subconscious even while asleep. These contrivances are quite unnecesary, if you stop for a moment to remember that con men usually achieve their scams by convincing you that it was actually your idea. Con men actually "incept" you, because they come at you from the underside of your subconscious desires. Nobody needs to go into your dreams to plant an idea that can bloom into a full-blown conviction and that you will acknowledge as some sort of revelation. Religious cults do that often, and they don't need any Architects, Pharmacists, Extractors or anything. All they need is your willingness to believe you are as important to the world as you are to yourself. But I digress.

The shallowness to which I refer is this arrogance the movie exhibits, that it just plows ahead with its meta-plot without really exploring concepts like Nozick's "Experience Machine" or even Plato's "perfect forms." Although I enjoyed this open-ended movie, I kept wishing the story were somewhat more assertive. Perhaps the shallowness I perceive is only in comparison to the other movies I mentioned, which pretty much slap you across the face with the fact that there is entirely too much meaning in there for you to find out just by inference from the images themselves. The contrast, then, is to find myself having to put the meaning in the images of "Inception" by inference from what I see, rather than what I'm shown.

Regardless, it is a pretty, shallow movie which I will happily spend another ten dollars (or fifteen, if I feel like going to the IMAX) to watch yet again, and marvel at the intricate mesh of gears spinning gracefully behind the images projected on the silver screen.

You should go, too.

D

¡Mini WordReference!

Entradas populares